Mirada de Musa | Reseña "Martina con vistas al mar" y "Martina en tierra firme"
Perfectos libros para tenerte entretenida durante los meses estivales. Esta Bilogía de @Betacoqueta o Elisabeth Benavent te engancha desde la 3º página hasta el final del segundo libro, no sin contarte todo por lo que pasa nuestra protagonista junto al hombre al que idolatra primero, ama durante la trama y recupera tras su propia lucha interna al dar a luz a su único hijo.
Martina, Pablo, martina con vistas al mar, martina en tierra firme, embarazo, ola, tatuaje ola, piercing, Diego
15779
post-template-default,single,single-post,postid-15779,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Reseña “Martina con vistas al mar” y “Martina en tierra firme”

Perfectos libros para tenerte entretenida durante los meses estivales. Esta Bilogía de @Betacoqueta o Elisabeth Benavent te engancha desde la 3º página hasta el final del segundo libro, no sin contarte todo por lo que pasa nuestra protagonista junto al hombre al que idolatra primero, ama durante la trama y recupera tras su propia lucha interna al dar a luz a su único hijo. Pero desarrollemos los libros un poco más en profundidad.

Martina con vistas al Mar.

Pablo Ruiz es un chef de éxito que dirige su propio restaurante. “Una maravilla tanto visual como al paladar” pensó Martina, nuestra protagonista cuando fue por primera vez a cenar por su aniversario con el que ahora es su mejor amigo unos años atrás. Para Martina cenar allí fue una experiencia de otro mundo pues se imaginaba preparar esas exquisiteces y aún volaba más alto al soñar despierta con trabajar allí algún día. Pero las expectativas se reducen cuando maduras, te encuentras viviendo con una de tus mejores amigas y tienes que pagar un alquiler con el modesto sueldo de maestra repostera de un hotel. La oportunidad llegará de manos de tu antiguo amor, ahora amigo. Oportunidad nada desaprovechada pero muy inconclusa pues los nervios de tener delante a Pablo Ruiz son comparables a tener de paso a Brad Pitt en todo su esplendor, con coleta incluida, es decir, el chef está “para comérselo”.

La admiración/pasión que siente Martina por Pablo también será de doble sentido cuando éste pose lus ojos sobre Martina con más ánimo de intimar y desentrañar a esa “snob” de su cocina. Para Pablo se volverá un arma de doble filo la relación con Martina, por su pasado y todavía presente que le acompaña con pesar y sin solución. Destaco pasiones encontradas por ambos, una noche de locura y bebida que acaban con un tatuaje y un piercing y demás anécdotas servidas en bandeja de plata… hasta que la probabilidad alta de que Martina no pueda tener hijos se desvanece al quedarse embarazada de Pablo.

Martina en Tierra Fime

A Martina la dejamos llorando por Pablo al enterarse de que aún sigue casado. Le sumamos además que está embarazada de éste y sólo se cuenta a su mejor amiga y no a la “adobada” que también lo está pasando mal. Malos tiempos para todas, pero hay luz al final del túnel pues Pablo insiste y la consigue en un viaje a las Maldivas donde habrá tiempo también para ver los reflejos del agua en la piel de su amada.

Tras unas cuantas páginas de decisiones inconexas, Martina dará el paso y con ello se le abrirán puertas también laborales en un futuro junto a Pablo y su hijo Diego no sin una boda de por medio y algunos problemas de encerrarse a sí misma que con Pablo todo tiene solución. Los capítulos extra en los que se encuentra Diego con Victoria la hija de Víctor y Valeria (su anterior saga) me emocionó sobremanera.

Sin ninguna duda mi recomendación es plena, con Elisabet Benavent aciertas siempre.

No Comments

Post A Comment