Mirada de Musa | Reseña Legado en los Huesos de Dolores Redondo
903
post-template-default,single,single-post,postid-903,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Reseña Legado en los Huesos de Dolores Redondo

Basajaun – Lamia y…

Existe un lugar. No es mágico sino místico, donde los habitantes del siglo XXI pasean en la mano con un instrumento de contacto entre seres humanos, inservible entre la vegetación del lugar. Un lugar donde el color verde te llega a través de la lluvia que a veces es una niebla densa. En ese lugar ya había descubierto que hay seres horribles, de pesadillas, de miedo puro e irracional, pero ahora también sé que existen en equilibrio con otros, con el basajaun, con la dama…

En esta segunda entrega, la inspectora de homicidios de Pamplona, Amaia Salazar, se verá las caras con su pasado, su futuro y rodeada de seres queridos. Los crímenes del Basajaun dejaron una huella en forma de brazo amputado en una de las supuestas víctimas. Amaia y su equipo tendrán que completar un laborioso puzzle en el que el propio pasado de Amaia es el punto de inicio, y el final. La reincorporación de uno de los agentes me ha parecido sublime, como la atracción inexplicable hacia una nueva pieza de ajedrez, Markina.

La maternidad no tiene que estar reñida con los instintos, la culpabilidad nos llega desde ese oscuro rincón donde hemos guardado el miedo, pero se esconde por poco tiempo.

Una de las mejores novelas negras españolas, con carácter, con paisaje, con historia y sobre todo con mucha investigación a cargo de la una mujer con la que se puede identificar cualquiera.

Como siempre Dolores consigue que la familia Salazar sea la nuestra propia, con su pasado incluido. Definirla en una palabra: Intrincada. A pesar de todos los frentes abiertos no pierdes el hilo en ningún momento. Lenguaje cuidado y rico en detalles. Una suerte que aunque el mal aceche en la oscuridad, siempre nos queda la casa de Tía Engrasi para refugiarnos.

No Comments

Post A Comment