Musas y miradas - Mirada de Musa
321
post-template-default,single,single-post,postid-321,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Musas y miradas

Si le miras bien no sé cómo no me había fijado antes en él. Pero las razones que se esconden detrás de cómo elegí al Señor Gandy, como musa, no tienen mucho de impresionante.

Para detallar como se deben los estilos masculinos, debía informarme antes. Y lo mío no es de leer, o ver las pasarelas, a mí me entra más por el ojo eso del “estilo”, necesito verlo para poder describirlo con más o menos acierto. Así que ahí estaba yo, con una idea de quién era Neithan (personaje de la Trilogía Adele) pero francamente, no tenía ni idea de lo que supuestamente vestiría un hombre de su posición. Recopilé imágenes, muchas imágenes de estilos masculinos entre ellos: fiesta, sport, lo que yo llamo “de traje” e informal, lo de los pijamas…dejémoslo aparte por ahora.

Y esa carpeta ahí se quedó, solitaria, sin mimos y esperando que un día cualquier sin ganas de escribir, recurriera a esa carpeta. Y ahí estaba, ese mismo hombre una y otra vez. En un determinado momento me pregunté ¿y tú quién eres?, recuerdo esa imagen y el pie de la misma que reza David J. Gandy. Puede haber un millón de imágenes de él, que llevaré en mi corazón esa imagen para siempre, esa por la que sin saberlo decidí tenerle como inspiración, como modelo, como musa (o muso).

Os contaré más sobre esa imágen. El Señor Gandy está vestido “de traje” con corbata incluida, manos en los bolsillos y apoyado en una cristalera. Una imágen en blanco y negro, una imagen procedente de alguno de sus millones de trabajos como modelo “de talla mundial”.

Pues a partir de ese instante, le puse cara (y cuerpo) al Doctor Neithan Matthews, y con el paso del tiempo al personaje de mi segunda trilogía que además lleva su nombre, segundo nombre y 2/5 partes de su apellido. Me refiero a David J. Galeck, porque no pensé siquiera en cómo sería su mirada, qué sonrisa arrebatadora cautivaría mi corazón, o cuáles de sus gestos escribiría para la novela, simplemente él ya ocupaba un rinconcito de inspiración dentro de mí. Y ahora podéis leer el resultado.

Desde estas líneas, mi modesto hobbie, espero que tome como un cumplido este homenaje de poner su apariencia y algo de su carrera para un par de mis personajes. Si está leyendo esto:

Lo hago desde el cariño que he adquirido, admirando tu trabajo. ¡Muchas gracias!

En este enlace encontraréis la carpeta en Pinterest, donde tengo a esas musas para escribir.

No Comments

Post A Comment